Cómo conseguir trabajo en Europa desde América Latina

Conseguir trabajo es toda una odisea, y aun más si pretendes conseguir trabajo en otro continente en el que no vives.

Conseguir empleo en Europa es el objetivo de muchos latinos que buscan dar el salto al charco e instalarse en algún país desarrollado como España, Francia, Italia, Alemania, Suiza, etc.

El cambio de vida es notable, y adaptarse no es fácil, pero sí es cierto que si consigues un buen trabajo, la vida puede ser mucho más cómoda, segura y confortable que en muchos países latinoamericanos.

Por este sencillo motivo muchos latinos se interesan en buscar trabajo en Europa directamente desde su país de origen.

A veces es realmente complicado, pero algunos tienen esa suerte y lo consiguen, pero ¿qué hacer si no eres uno de esos afortunados? Veamos los pros y contras del proceso de conseguir trabajo en Europa desde Sudamérica.

El problema principal: los papeles

Para mucha gente es todo una odisea el tema de los papeles. Parece mentira que una simple tecla en un ordenador o en un sello en una hoja pueda permitirte o privarte de tantos derechos.

Para conseguir un trabajo en Europa es fundamental obtener los papeles necesarios: generalmente la residencia y un permiso temporal de trabajo.

Si tienes suerte de encontrar una empresa europea interesada en contratarte, ella misma arreglará estos papeles para que puedas llegar y empezar a trabajar legalmente en el país.

Esto, evidentemente, sería tener una suerte descomunal. El problema es que esto pocas veces pasa, así que hay que tomar decisiones más complicadas, pero que finalmente pueden funcionar.

¿Qué hacer entonces si no consigues un trabajo europeo?

Para responder esta pregunta podría salir a la calle y preguntar a los millones de ecuatorianos, peruanos, colombianos, dominicanos, chilenos o venezolanos que viven en España, y que tienen nacionalidad española y trabajo indefinido.

Leer  Cómo hacer un Curriculum Vitae

Muchos de ellos vienen de situaciones de miseria en sus países de origen, ya que no pertenecían a las clases medias o altas, y con esfuerzo y trabajo consiguieron pagar el avión para llegar a España.

Una vez en el país elegido (España es uno de los lugares favoritos por los latinos debido a que tenemos el mismo idioma y uno de los mejores climas de Europa) sólo tuvieron que esforzarse en legalizar, con el paso del tiempo (a veces 2 años, a veces 4, a veces más), sus papeles.

Muchos empiezan con trabajos sin contrato y finalmente consiguen un contrato legal y pueden mantenerse e incluso enviar dinero a sus familias en sus países natales.

¿Cómo llegar a países europeos de forma legal desde Sudamérica?

Para lograr este objetivo, los latinos, históricamente, han optado por dar varios pasos. El paso inicial es instalarse en España, dónde por el idioma común y la mediana facilidad de encontrar un trabajo normal les permite vivir por un tiempo, y de esta forma España se ha convertido en un “puente” intermedio para dar el salto a países europeos como Francia, Alemania, Italia, etc.

Con el paso de 2 o 3 años, en función del Gobierno existente, se pueden permitir obtener la residencia legal, y eso le abre las puertas a los países europeos, donde pueden conseguir trabajo. Además, con la nacionalidad española pasas a ser un ciudadano de la Unión Europea, lo cuál te abre infinidad de posibilidades para moverte por toda Europa libremente.